Columna de Opinión
Autor: Diario Lechero.cl , 28 de junio de 2020

La producción silvoagropecuaria puede mitigar el cambio climático

Compartir

A través de su cuenta en Instagram @lecheriasustentable, Karen Berríos presenta las ventajas de trabajar de manera amigable con el medioambiente. Desde ahora, usará también el Diario Lechero como plataforma de comunicación.

Siempre me llamó la atención algo que era evidente para sectores como el minero, energético o retail, no lo fuera aún para el rubro agrícola. Me refiero a la importancia clave de las comunicaciones y el relacionamiento con el entorno para el desarrollo del negocio, y especialmente en los que proyectan rendimientos a largo plazo como es el caso de la lechería, donde nadie está para trabajar a pinceladas, sino para realizar una actividad permanente, que traspase generaciones, que genere oportunidades, que alimente al mundo y que, además, sea sostenible.  

Los estudios de FEDELECHE que muestran un gran número de lecherías cerradas en los últimos 20 años, han puesto una luz de alarma en el sector. Lo bueno es que aun quedamos alrededor de 5.000 sobrevivientes de años buenos, no tan buenos y también malos.

Hoy, con la cada vez mayor profesionalización del sector, diversos actores del ecosistema lácteo se están dando cuenta que nuestra actividad genera varias externalidades más allá de lo que normalmente vemos. Desde mi punto de vista, la producción de leche en el sur de Chile genera más impactos positivos que negativos, pero debemos considerarlos todos para proyectarnos hacia el futuro.  

Incipientes estudios dan cuenta que la producción silvoagropecuria puede ser un gran aliado para mitigar el cambio climático, mediante captura de carbono. El desafío de la sustentabilidad está en la ecuación: energía y medioambiente, la relación entre lo que consumimos y somos capaces de producir, los insumos, los combustibles, el agua, entre otros factores.

Para llegar al cumplimiento de tales objetivos necesitamos ser más eficientes por unidad de superficie, no sólo tenemos que producir más, sino que mejor. Aquí gravita la gran importancia del trabajo en conjunto de los distintos actores: gobierno, empresas, gremios, asociaciones, universidades y centros de investigación.  

Desde mi experiencia, la asociatividad es la llave para poder relacionarnos en este mundo globalizado donde se compite con mercados gigantescos. A mi parecer la tan famosa era de las comunicaciones genera oportunidades en pleno siglo XXI, más si le sumamos la llegada del virus SARS-CoV2 y la pandemia COVID-19.  

Ya no basta con producir leche y luego esperar vender. En esta pasada ganarán quienes mejor comuniquen las bondades de su producto, los que se preocupen por su entorno y los que cuiden su plantel bajo buenas prácticas ganaderas. También aquellos que propicien un equilibrio en el ecosistema, los que capaciten a sus equipos de trabajo, los que se interesen en sus vecinos y principalmente los que vean al suelo como un organismo vivo y no solo en su función mecánica.  

Para conseguir el éxito en estos tiempos de incertidumbre, se requiere trabajar con una visión holística y a largo plazo.  En definitiva, quienes sean sustentables desde lo económico, ambiental y social, serán bien recepcionados por potenciales consumidores y lo más importante es que no solo basta con ser, sino que se debe contar con el respaldo de certificaciones serias para competir en mercados nacionales e internacionales en base a una diferenciación de los procesos productivos.

Autora: Karen Berrios Guerra, productora de leche de la zona de Fresia, Región de Los Lagos. Instagram: @lecheriasustentable 

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
Diario Lechero

Powered by Global Channel